RSS

Paradigmas de Aprendizaje. Aporte Individual

16 jun

Realizar una investigación documental la cual estará en función de dar una definición, una caracterización y una descripción sobre cómo se conciben – desde cada paradigma de aprendizaje-, los siguientes elementos:

  • Profesor.
  • Alumno.
  • Enseñanza.
  • Aprendizaje.
  • Estrategias y técnicas de enseñanza.
  • Evaluación.

El paradigma de aprendizaje seleccionado por la autora es: conductista.

Paradigma conductista y sus aplicaciones educativas.

En el paradigma conductista que se originó en las primeras décadas del siglo XX, específicamente el conductismo operante de Skinner, considera que el profesor es “considerado como una persona dotada de competencias aprendidas, que transmite conforme a una planificación realizada en función de objetivos específicos”. (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Se dice que el profesor “se desarrolla como un ingeniero instruccional, que debe de crear las condiciones para el logro de la máxima eficiencia de la enseñanza a través del uso pertinente de principios, procedimientos y programas conductuales”. (Lizano, Rojas y Campos, 2002, p. 492). Más puntualmente, Ertmer, P. y Newby. T. (1993). Dicen que el trabajo del profesor  es:  determinar cuales “pistas” pueden “extraer” la respuesta deseada; organizar situaciones de práctica en las cuales los “provocadores” se junten con los estímulos de los cuales se espera que logren un ambiente “natural” de desempeño; y  organizar condiciones ambientales de tal forma que los estudiantes puedan dar las respuestas correctas en la presencia de los estímulos correspondientes y recibir refuerzos por las respuestas correspondientes”

En (Hernández Rojas, 2010, p. 114) un alumno es considerado como un receptor de las informaciones, su misión es aprenderse lo que se le enseña”. Define al estudiante como un receptor pasivo en un mundo activo que escribe sus mensajes. Una característica primordial del estudiante es ser una persona cuyo desempeño y aprendizaje escolar puede ser modificado o condicionado desde el exterior. Desde este punto de vista se tiene la creencia que el alumno  es un ser autómata al cual se le suministra “X” información y produce un resultado determinado (Hernández Rojas, 2010, p. 114).

En lo que se refiere a la enseñanza, en (Hernández Rojas, 2010, p. 114) se indica que “el modelo de enseñanza subyacente es un modelo que al condicionar facilita el aprendizaje”. El objetivo es “lograr del estudiante la respuesta deseada cuando se le presenta un estímulo. Para obtener esto, el alumno debe saber como ejecutar la respuesta apropiada, así como también las condiciones bajo las cuales tal respuesta debe hacerse” (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.9).

Se describe a la enseñanza bajo el paradigma conductista como “un énfasis en producir resultados observables y mensurables en los estudiantes [objetivos de conducta, análisis de tareas, evaluación basada en criterios]. Evaluación previa de los estudiantes para determinar donde debe comenzar la  instrucción [análisis del estudiante]. Énfasis en el dominio de los primeros pasos antes de progresar a niveles más complejos de desempeño secuencia de la presentación, aprendizaje para el dominio]. Uso de refuerzos para impactar al desempeño [premios tangibles, retroalimentación informativa] • Uso de “pistas” o “indicios” (“cues”), modelaje y práctica para asegurar una fuerte asociación estímulo-respuesta [secuencia de la práctica desde lo simple a lo complejo, uso de "provocadores" ("prompts")]” (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.10).

El aprendizaje en el paradigma conductista es aquel que “constituye un cambio en la conducta”. (Hernández Rojas, 2010, p. 18). Éste se “expresa en forma de objetivos específicos (propósitos) que vienen expresados en función de estímulos y de respuestas. Se le conoce mediante la expresión (C= E+R), en el que la conducta es igual a estímulo más respuesta” (Hernández Rojas, 2010, p. 113).

En (Román, M y Diez, E., 1989, p.37) se indica que el aprendizaje es la manifestación externa de una conducta sin importar los procesos internos que se dan en la mente del sujeto, objeto del mismo. Otros autores indican que La enseñanza se convierte en una manera de adiestrar-condicionar para así aprender-almacenar… Y el aprendizaje es algo externo al sujeto y que se deriva de la interacción mecánica con el medio (familia, escuela). (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Otras definiciones dicen que el aprendizaje es “cualquier conducta que puede ser aprendida, ya que considera la influencia del nivel  de desarrollo  psicológico  y  de las  diferencias  individuales” (Pozo, 1989, P. 57).

En el paradigma conductista las estrategias y técnicas de aprendizaje son aquellos condicionamientos (clásico, condicionado, operante y semántico)  aplicados a los estudiantes para lograr un aprendizaje. En (Hernández Rojas, 2010, p. 115) se expresa que son “esquemas de instrucción que se basan en: determinar y describir en términos claros y precisos los objetivos que se desean lograr con la enseñanza.. Determinar las actividades de enseñanza y las experiencias de aprendizaje en función del conocimiento de los alumnos. Y evaluar hasta qué punto se alcanzaron los objetivos.

”Los conductistas intentan prescribir estrategias que son más útiles para construir y reforzar asociaciones estímulo-respuesta, incluyendo el uso de “pistas” o “indicios” instruccionales (“cues”), práctica y refuerzo. Estas prescripciones, generalmente, han probado ser confiables y efectivas en la facilitación del aprendizaje que tiene que ver con discriminaciones (recuerdo de hechos), generalizaciones (definiendo e ilustrando conceptos), asociaciones (aplicando explicaciones), y encadenamiento (desempeño automático de un procedimiento especificado)” (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.9).

En lo que respecta a la evaluación en el paradigma conductista ésta se  “centra en el producto, es decir, en las ejecuciones mecánicas de las acciones repetitivas sin dar cabida a la reflexión sobre la conducta ejecutada, las cuales deben ser medibles y cuantificables y el criterio de comparación a utilizar para su valoración son los objetivos establecidos” (Hernández Rojas, 2010, p. 114).

La evaluación conductista ”parte del supuesto de que todos los alumnos son iguales, por lo tanto, todos reciben la misma información; y se evalúan generalmente de la misma manera, con los mismos instrumentos y pautas establecidas para calificarlos” (Hernández Rojas, 2010, p. 114).

Se dice que “el logro de los objetivos ha hecho de los exámenes (sean de ensayo, objetivos u orales), la herramienta por excelencia para medir los aprendizajes (conocimientos) que el alumno demostrará como evidencia de su rendimiento educacional” (Hernández Rojas, 2010, p. 117).

Una evaluación basada en criterios conductistas se orienta hacia:  la evaluación de los productos y no de los procesos de aprendizaje. Evaluación por objetivos expresados en función de conducta esperada. Evaluación externalista. Destaca la importancia de la retroalimentación. Cuantificación de las conductas. La atención centrada en las conductas de tipo cognoscitivo y psicomotriz. Evaluación de conductas y posibilidad de respuesta. Precisión de indicadores. Valoración de los cambios en el alumno como resultado del aprendizaje (Castro O. 1999,p. 23).

En (Hernández Rojas, 2010, p. 117) “La evaluación es el punto terminal del proceso didáctico, ya que la misma se realiza una vez que finaliza el objetivo o la actividad programada, de ahí que se vea como algo destemporalizado, con relación a la dinámica que implica el proceso de enseñanza aprendizaje. La calificación (nota) se usa como una forma de presión para mantener callados a los alumnos e imponer la autoridad del profesor. En la evaluación de los aprendizajes, el alumno es fundamentalmente el único objeto sujeto de la evaluación; hacia él se dirigen las acciones evaluativas, nos interesa conocer en qué medida se han dado los cambios de comportamiento y/o aprovechamiento. Se basa en la cuantificación de los conocimientos y saberes que posteriormente se convierten en una mercancía de cambio. Se confunde medición con evaluación”.

En (Hernández Rojas, 2010, p. 116) se describe a la evaluación la cual “tiene en gran medida una naturaleza sumativa: se hace énfasis en la calificación, selección y certificación de los estudiantes, y en la determinación de la eficacia del currículum”.

Otros autores expresan que, el concepto de evaluación para esta concepción viene marcado por la obtención de los datos prefijados y la comprobación de las hipótesis definidas a priori. La evaluación tiene como propósito recoger los resultados finales del proceso y valorar la eficacia del mismo en función de los porcentajes de obtención de los objetivos prefijados (Domínguez, G y Mesona, J , 1996, p. 355).

 Tabla 1. Enfoque conductista

 

Concepciones

Profesor

 

 “Se desarrolla como un ingeniero instruccional, que debe de crear las condiciones para el logro de la máxima eficiencia de la enseñanza a través del uso pertinente de principios procedimientos y programas conductuales” (Lizano, Rojas y Campos, 2002, p. 492).
Alumno

 

 Es considerado como un receptor de las informaciones, su misión es aprenderse lo que se le enseña”. (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Define al estudiante como un receptor pasivo en un mundo activo que escribe sus mensajes.
Enseñanza “ Lograr del estudiante la respuesta deseada cuando se le presenta un estímulo”. (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.10).
Aprendizaje  El aprendizaje constituye un cambio en la conducta”. (Hernández Rojas, 2010, p. 18). Es la manifestación externa de una conducta sin importar los procesos internos que se dan en la mente del sujeto, objeto del mismo…”.(Hernández Rojas, 2010, p. 18 y 114).
Estrategias y técnicas de enseñanza  Son aquellos condicionamientos (clásico, condicionado, operante y semántico)  aplicados a los estudiantes para lograr un aprendizaje.
Evaluación  “Se centra en el producto, es decir, en las ejecuciones mecánicas de las acciones repetitivas sin dar cabida a la reflexión sobre la conducta ejecutada, las cuales deben ser medibles y cuantificables y el criterio de comparación a utilizar para su valoración son los objetivos establecidos” . (Hernández Rojas, 2010, p. 114)

 Elaboración propia con base en los datos de Hernández Rojas (2010)

Bibliografía

Hernández Rojas, G. (2010). Paradigmas en psicología de la educación. Primera edición. pp. 79-245. México. D.F. México.: Paidós.

ROMÁN, M. y DIEZ, E (1989). Currículum y Aprendizaje. Un modelo de diseño curricular de aula en el marco de la reforma. Madrid. Itaka.

DOMÍNGUEZ, G y MESONA, G (1996). La Evaluación del Funcionamiento de un Centro a través del análisis de su Cultura Organizativa como Instrumento para la Mejora y la Innovación”. Madrid. Escuela Española.

CASTRO, O (1999). Evaluación Integral del Paradigma a la Práctica. La Habana. Pueblo y Educación.

Lizano N., Rojas M. y Campos N. (2002). La administración escolar. Para el cambio y el mejoramiento de las instituciones educativas. San José de Costa Rica. Universidad de Costa Rica.

Pozo, J.I. (1989) Teorías cognitivas del aprendizaje.  Barcelona: Morata.

Peggy A. Ertmer y Timothy J. Newby (1993). “Conductismo, cognitivismo y constructivismo: Una comparación de los aspectos críticos desde la perspectiva del diseño de instrucción”. Performance Improvement Quarterly. 6(4), 50-72.

En:http://ares.unimet.edu.ve/programacion/psfase3/modII/biblio/CONDUCTISMO_%20COGNITIVISMO_%20CONSTRUCTIVISMO.pdf

About these ads
 

Etiquetas: , , , , , ,

2 Respuestas a “Paradigmas de Aprendizaje. Aporte Individual

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: