RSS

Archivo de la etiqueta: como se aplica el conductismo

Paradigmas de Aprendizaje. Aporte Grupal

Realizar una investigación documental la cual estará en función de dar una definición, una caracterización y una descripción sobre cómo se conciben – desde cada paradigma de aprendizaje-, los siguientes elementos:

  • Profesor.
  • Alumno.
  • Enseñanza.
  • Aprendizaje.
  • Estrategias y técnicas de enseñanza.
  • Evaluación.

Introducción

El presente trabajo es una investigación documental, sobre los fundamentos, implicaciones y características de los paradigmas psicopedagógicos: conductista, humanista, cognitivo, psicogenético y sociocultural.

Objetivo general

Realizar una investigación documental de los diferentes paradigmas psicopedagógicos, con la finalidad de conocerlos y analizarlos, para que en futuro cercano, aplicarlos -según sea el caso- en el actuar docente de cada uno de los participantes.

Objetivos particulares

Investigar la definición, caracterización y descripción de cada uno de los paradigmas psicopedagógicos seleccionados.

Elaborar una tabla comparativa que permita contrastar los diferentes paradigmas psicopedagógicos, con la finalidad de tomar decisiones adecuadas al momento aplicar alguno de ellos.

Conceptos básicos a utilizar en este trabajo.

Paradigma psicopedagógico: representa una postura sustenta por una comunidad científica que caracteríza de manera similar, un objeto de estudio, fundamentos epistemológicos en los que se sustenta, concepción de la enseñanza, concepción del aprendizaje, entre otros. ¿En quién se basan, autor? no hay referencia.

Justificación

Investigar los diferentes paradigmas psicopedagógicos como el conductista, humanista, cognitivo, psicogenético y sociocultural, nos brinda la oportunidad de conocer las diferentes formas en que puede llevarse a cabo el proceso de enseñanza – aprendizaje; de igual manera cómo se interrelacionan los diversos elementos que intervienen.

Los profesores que participamos en esta investigación nos veremos beneficiados con el conocimiento entre todos conjuntado, para mejorar nuestro actuar docente. Nos permitirá analizar de manera introspectiva lo que hemos hecho bien y lo que no; y cómo podemos mejorarlos aplicando algún paradigma psicopedagógico de los aquí analizados.

Desarrollo

El presente desarrollo pretende cumplir con el objetivo: “Investigar la definición, caracterización y descripción de cada uno de los paradigmas psicopedagógicos seleccionados”.

A continuación se expone cada uno de estos paradigmas psicopedagógicos. En cada uno de ellos se explorarán los siguientes rubros característicos: definición, conceptualización del trabajo del profesor y del estudiante, forma de llevar a cabo el aprendizaje, la enseñanza y la evaluación, así como sus respectivas estratégias y técnicas para llevar a cabo lo anterior.

Paradigma conductista y sus aplicaciones educativas.

Dentro  de  los paradigmas  vigentes, el que se ha mantenido durante años y  tiene mayor tradición dentro de la disciplina educativa, es el denominado CONDUCTISTA.  Este  paradigma  es uno de los que  más  proyecciones ha tenido en la Psicología de la Educación.  Las dimensiones de la disciplina más desarrolladas son la técnico-práctica.

Forma en que el conductismo conceptualiza al profesor

En el paradigma conductista que se originó en las primeras décadas del siglo XX, específicamente el conductismo operante de Skinner, considera que el profesor es “considerado como una persona dotada de competencias aprendidas, que transmite conforme a una planificación realizada en función de objetivos específicos” (Hernández Rojas, 2010, p. 114). La corriente conductista no permite que profesor innove o cree, se debe de sujetar a obejtivos previamente establecidos, los cuales serán desarrollados en el proceso de enseñanza – aprendizaje. Se dice que el profesor “se desarrolla como un ingeniero instruccional, que debe de crear las condiciones para el logro de la máxima eficiencia de la enseñanza a través del uso pertinente de principios, procedimientos y programas conductuales” (Lizano, Rojas y Campos, 2002, p. 492). Al momento de desarrollar los objetivos planteados inicialmente, el profesor recrea un escenario propicio para que el estudiante pueda llegar a alcanzarlos, haciendo uso precisamente de programas conductiales.

El trabajo del profesor  es:  determinar cuales son aquellas ‘pistas’ que pueden lograr la respuesta deseada; organizar situaciones de práctica en las cuales la conjunción de estímulos, logren un ambiente ‘natural’ de desempeño; adicionalmente  “organizar condiciones ambientales de tal forma que los estudiantes puedan dar las respuestas correctas en la presencia de los estímulos correspondientes y recibir refuerzos por las respuestas correspondientes” Ertmer, P. y Newby. T. (1993).

Contexto en el cual se desarrolla un estudiante bajo el enfoque del conductismo

A  pesar  de enfatizar en el conductismo que el estudiante es un alumno activo, de acuerdo como se plantea el concepto de instrucción, es evidente que su nivel de actividad  se  ve fuertemente  restringida  por los  arreglos  realizados por  el profesor-programador,  que  se  establecen incluso  antes  de  conocerlo. La participación del alumno, por  tanto está condicionada por las características prefijadas del programa por donde tiene que transitar para aprender. Un alumno es considerado como un receptor de las informaciones, su misión es aprenderse lo que se le enseña” (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Para el conductismo el estudiante es definido como un receptor pasivo en un mundo activo que escribe sus mensajes. Una característica primordial del estudiante es ser una persona cuyo desempeño y aprendizaje escolar puede ser modificado o influido desde el exterior. Este enfoque cree que el alumno  es un ser autómata al cual se le suministra información y produce un resultado determinado.

Manera de llevar a cabo el proceso de enseñanza y aprendizaje

Otra característica propia de este enfoque, es el supuesto de que la enseñanza consiste en proporcionar contenidos o  información, es  decir,  depositar información (con excesivo  y  pormenorizado arreglo  instruccional) sobre el alumno, la cual tendrá   que  ser adquirida por él. El profesor, estructura los  cursos y hace los arreglos de reforzamiento, está  interesado en perfeccionar la forma más adecuada de  enseñar conocimientos y habilidades (contenidos) que el alumno se  supone habrá  de aprender. “El modelo de enseñanza subyacente es un modelo que al condicionar facilita el aprendizaje” (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Lo anterior expresa que mediante éste método conductual, el proceso de enseñanza funciona a base de estímulos y refuerzos (ya sean estos, positivos o negativos). Recalcando aún más, el objetivo es “lograr del estudiante la respuesta deseada cuando se le presenta un estímulo. Para obtener esto, el alumno debe saber como ejecutar la respuesta apropiada, así como también las condiciones bajo las cuales tal respuesta debe hacerse” (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.9).

Se describe a la enseñanza bajo el paradigma conductista como “un énfasis en producir resultados observables y mensurables en los estudiantes, mediante la evaluación previa de los estudiantes para determinar dónde debe comenzar la instrucción” (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.10). Es primordial el conocer la base fundamental de conocimientos que tiene el alumno con la finalidad de conocer, que objetivos ha cumplido y cuáles no. Se utilizan refuerzos para impactar al desempeño, reconociendo el logro mediante el uso de premios tangibles (puntos a calificaciones) o bien retroalimentación informativa que permita un mejor entendimiento de la situación. El profesor usa ‘pistas’ para que el alumno obtenga una fuerte asociación entre el estímulo y la respuesta, utilizada para el logro de los objetivos.

El aprendizaje en el paradigma conductista es aquel que “constituye un cambio en la conducta” (Hernández Rojas, 2010, p. 18). Éste cambio se expresa en forma de objetivos específicos que vienen manifestados en función de estímulos y de respuestas (Cambio = Estímulo + Respuesta). Lo verdaderamente necesario y casi siempre suficiente, es identificar adecuadamente lo que determina la conducta que se desea enseñar, el uso eficaz de técnicas  o procedimientos  y la programación anticipada de  situaciones  que conduzcan al objetivo final.

Para el enfoque conductista, el aprendizaje es la manifestación externa de una conducta sin importar los procesos internos que se dan en la mente del sujeto, objeto del mismo” (Román, M y Diez, E., 1989, p.37). Lo anterior indica que no se contemplan aspectos cognitivos, ni humanistas, ni socioculturales en éste proceso. Otros autores indican que la enseñanza se convierte en una manera de adiestrar-condicionar para así aprender-almacenar y consideran que  “el aprendizaje es algo externo al sujeto y  se deriva de la interacción mecánica con el medio (familia, escuela)” (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Como se mencionó anteriormente, se concibe al alumno por un ser pasivo fácilmente influenciable por el medio que lo rodea, por consecuencia su aprendizaje no está influido por el acontecer en el aula. Otras definiciones dicen que el aprendizaje es “cualquier conducta que puede ser aprendida, ya que considera la influencia del nivel  de desarrollo  psicológico  y  de las  diferencias  individuales” (Pozo, 1989, P. 57). Esta corriente expresa que cuando se logra efectivamente la enseñanza, es cuándo el profesor logra un cambio en la conducta del estudiante.

Estrategías y técnicas utilizadas por el conductismo para lograr el aprendizaje

En el paradigma conductista las estrategias y técnicas de aprendizaje son aquellos condicionamientos (clásico, condicionado, operante y semántico)  aplicados a los estudiantes para lograr un aprendizaje. Se dice que estos condicionamientos son “esquemas de instrucción que se basan en: determinar y describir en términos claros y precisos los objetivos que se desean lograr con la enseñanza” (Hernández Rojas, 2010, p. 115). Estos esquemas determinan las actividades de enseñanza y las experiencias de aprendizaje, en función del conocimiento de los alumnos. Se evalúa hasta qué punto se alcanzaron los objetivos. En otros enfoques, lo anterior podría funcionar como una rúbrica.

”Los conductistas intentan prescribir estrategias que son más útiles para construir y reforzar asociaciones estímulo-respuesta, incluyendo el uso de ‘pistas’ o ‘indicios’ instruccionales, práctica y refuerzo. Estas prescripciones, generalmente, han probado ser confiables y efectivas en la facilitación del aprendizaje que tiene que ver con discriminaciones, generalizaciones, asociaciones, y encadenamiento” (Ertmer, P. y Newby, T., 1993, p.9).

Un ejemplo de lo anterior sería: si el profesor estímula continuamente a los alumnos cada vez que éstos generan una practica de manera colaborada, ellos aprenden que realizando la actividad logran notas aprobatorias. Caso contrario, el profesor tendría que aplicar técnicas de refuerzo, para lograr que el estudiante aprenda el obejtivo incialmente planteado.

La evaluación conductista y los resultados esperados

En lo que respecta a la evaluación en el paradigma conductista ésta se  “centra en el producto, es decir, en las ejecuciones mecánicas de las acciones repetitivas sin dar cabida a la reflexión sobre la conducta ejecutada, las cuales deben ser medibles y cuantificables y el criterio de comparación a utilizar para su valoración son los objetivos establecidos”  (Hernández Rojas, 2010, p. 114). Para el enfoque conductista, no importa cómo es que los estudiantes lograron el aprendizaje, lo imporante son las notas (cuantificación) obtenida. Nuevamente, el logro del obejtivo es lo promordial, obviamente lograr la transmisión de conocimientos también lo es, pero este enfoque, no contempla la manera de llegar a él o la influencia de aspectos psicológicos, humanistas o cognitivos dentro del mismo.

La evaluación conductista ”parte del supuesto de que todos los alumnos son iguales, por lo tanto, todos reciben la misma información; y se evalúan generalmente de la misma manera, con los mismos instrumentos y pautas establecidas para calificarlos” (Hernández Rojas, 2010, p. 114).

Cuando  el  alumno va progresando en el  programa,  según los conductistas, no debe cometer errores  (aunque  no siempre suele ser así, pero es ideal  en  la  enseñanza programada). Antes de ser sometido a la evaluación, durante  la transición del programa, el alumno es  valorado  para comprobar sus conocimientos previos, su progreso y dominio final de  los conocimientos. Los  instrumentos de  evaluación  se deben elaborar con base en los  objetivos  que fueron  enunciados inicialmente (tomando en  cuenta  la  conducta  observable, criterios y condiciones de ocurrencia de la misma).

Se dice que “el logro de los objetivos ha hecho de los exámenes (sean de ensayo, objetivos u orales), la herramienta por excelencia para medir los aprendizajes (conocimientos) que el alumno demostrará como evidencia de su rendimiento educacional” (Hernández Rojas, 2010, p. 117). Por ser un paradigma un tanto rígido, no se contemplan aspectos dentro de la evaluación como pueden ser, la actitud, la participación, asistencia, trabajo colaborado o aplicación del conocimiento a problemáticas reales.

Una evaluación basada en criterios conductistas se orienta hacia:  la evaluación de los productos y no de los procesos de aprendizaje. Evaluación por objetivos expresados en función de conducta esperada. Evaluación externalista. Destaca la importancia de la retroalimentación. Cuantificación de las conductas. La atención centrada en las conductas de tipo cognoscitivo y psicomotriz. Evaluación de conductas y posibilidad de respuesta. Precisión de indicadores. Valoración de los cambios en el alumno como resultado del aprendizaje (Castro O. 1999, p. 23).

 La evaluación es el punto terminal del proceso didáctico, ya que la misma se realiza una vez que finaliza el objetivo o la actividad programada” (Hernández Rojas, 2010, p. 117). Este enfoque, como todos, tiene sus desventajas, por ejemplo: la calificación (nota) se usa como una forma de presión para mantener callados a los alumnos e imponer la autoridad del profesor. En la evaluación del aprendizaje, el alumno es el único sujeto de la evaluación, no se toma en cuenta ningún otro aspecto; hacia él se dirigen las acciones evaluativas. Es práctica común en este paradigma el confundir  la medición con evaluación.

 A pesar de todas las posibles deficiencias de este enfoque psicopedagógico, es un paradigma que aún a la fecha se sigue utilizando, ya que independientemente de todo, brinda resultados en el proceso de enseñanza – aprendizaje.

En la Tabla 1, se presenta una síntesis acerca del enfoque conductista mediante la cual se puede visualizar de manera concentrada los aspectos principales que lo caracterizan.

Tabla 1. Enfoque conductista

Concepciones

Profesor

Profesor

El paradigma conductista es aquel considerado cómo tradicional, pero no por ésto deja de ofrecer resultados actuales. Este enfoque perfila al profesor como un ingeniero instruccional que crea escenarios basados en objetivos predeterminados sobre los cuales conducirá esquemáticamente al estudiante para lograr el proceso enseñanza – aprendizaje.
Alumno

Alumno

El paradigma conductista concibe al alumno como un receptor pasivo, solo depositario de información. Su misión es clara, aprender lo que se le enseña. Este enfoque considera que si se logra un cambio conductual, el aprendizaje se ha logrado.
Enseñanza

Enseñanza

Para éste proceso se diseñan una serie de estímulos que generarán respuestas (condicionamientos), las cuales permitirán tomar decisiones sobre el futuro del educando.
Aprendizaje Para el paradigma conductista, el aprendizaje se logra cuando se sucede un cambio en la conducta del estudiante, sin importar todos los procesos internos que éste tiene que seguir para conseguirlo.
Estrategias y técnicas de enseñanza Son aquellos condicionamientos (clásico, condicionado, operante y semántico)  aplicados por el profesor a los estudiantes para lograr un aprendizaje.
Evaluación El proceso de evaluación, se centra en el producto, utiliza repeticiones mecánicas que no dan cabida a la reflexión sobre la conducta ejecutada. Si los objetivos son cumplidos generando un cambio de conducta en el estudiante, se dice que la evaluación es satisfactoria.

Elaboración propia con base en los datos de Hernández Rojas (2010), Román, M. y Diez, E. (1989), Castro, O (1999), Lizano N., Rojas M. y Campos N. (2002),  Pozo, J.I. (1989), Peggy A. Ertmer y Timothy J. Newb y (1993).

A continuación se presenta un paradigma psicopedagógico innovador a diferencia del enfoque conductista. El cual permite un proceso de enseñanza – aprendizaje basado en el crecimiento personal del estudiante.

Conceptualización del Paradigma Humanista en la educación.

Bajo este paradigma, el profesor facilita el aprendizaje, dejando que los alumnos aprendan por su cuenta. El profesor promueve una enseñanza flexible y abierta. Además se centra en el crecimiento personal del estudiante. De acuerdo con (Roberts, 1978, en Hernández, 2010) menciona 5 partes elementales que debe tener un profesor bajo este esquema:

1.    El profesor se centra en el aprendizaje de los alumnos a través de su crecimiento personal.

2.  Fomenta la originalidad, creatividad e imaginación de los alumnos.

3.  Promueve las experiencias interpersonales

4.   Provoca en los estudiantes sentimientos positivos hacia las materias

5.   Ayuda  a inducir aprendizajes de los alumnos vinculando los contenidos con aspectos cognitivos y vivenciales.

Para este paradigma, los alumnos son entes individuales, únicos y diferentes de los demás, donde al final del proceso de aprendizaje su individualidad será respetada e incluso potencializada (Hamachek, 1987, en Hernández, 2010) .  Los alumnos son conscientes de su aprendizaje. Manejan su propia personalidad y manejan de forma eficiente sus relaciones interpersonales. Este paradigma es un esquema centrado en el alumno. Los alumnos poseen afectos, valores e intereses particulares, los cuales se respetan. El principio básico es ser mejores personas más que entes repletos de conocimientos. Por lo tanto, los alumnos son personas totales y no entes fragmentados.

Resct altema de la enseñanza, el paradigma humanista se centra en la autorealización del individuo en todas sus áreas incluyendo su personalidad. De acuerdo con (Rogers,1978, en Hernández, 2010), para que el aprendizaje sea significativo, se necesita desarrollar de forma experiencial dentro de cada alumno. La educación se centra en lo que los alumnos son y en lo que quieren llegar a ser. Para (Weistein, 1975, en Hernández, 2010) se tienen 5 aspectos característicos:

1. Retoma las necesidades de los alumnos como la base de las decisiones educativas.

2.  Fomenta el incremento de las opciones del individuo.

3.  Concede al conocimiento personal la misma importancia que el conocimiento público.

4.  No debe fomentarse el desarrollo de un individuo si este fomenta el decaimiento de otro individuo.

5. Todos los elementos de un programa educativo deben de contribuir a crear un sentido de relevancia, valor, y merecimiento de cada persona involucrada.

En términos generales,el aprendizaje humanista se basa en la idea de que todos los alumnos son distintos y los ayuda a ser más como ellos mismos y menos como los demás (Hamachek, 1987, en Hernández, 2010).

El aprendizaje humanista es democrático y centrado en la persona. Este modelo de aprendizaje tiene las siguientes características (Hernández, 2010):

1. Las personas se responsabilizan de su propio aprendizaje.

2. El alumno aprende sólo a través de sus propias experiencias y es muy difícil enseñar a otra persona directamente.

3. Los alumnos tienen iniciativa y autodeterminación, así como colaboran con diferentes personas, sin perder su individualidad.

El concepto de enseñanza es indirecto. Para (Heideger, 1968, en herández, 2010) el proceso de enseñar es dejar que el alumno aprenda. Se fomenta que los alumnos sean creativos e innovadores.

Las estrategias de enseñanza-aprendizaje humanistas son más abiertas y vivenciales, haciendo más significativo el aprendizaje. De acuerdo con (Rogers, 1978, en Hernández, 2010) las estrategias y técnicas de enseñanza, se caracterizan por:

1.    Construir sobre problemas percibidos como reales.

2.     Proporcionar recursos.

3.     Utilizar contratos.

4.     La división del grupo.

5.     Trabajo de investigación y/o elaboración de proyectos.

6.     Tutorías entre compañeros.

Algunas de las estrategias de enseñanza-aprendizaje propuestas por (Rogers y Frieberg, 1996, en Hernández 2010), se muestran a continuación: Grupos Cooperativos, Descubrimiento Guiado, Contratos, Juegos, Proyectos, Investigación, Autoevaluación.

La evaluación humanista es integral y holística ya que considera diversos aspectos, destacando principalmente los aspectos de valores. Se basa fundamentalmente en la autoevaluación, en donde los alumnos determinar sus propios criterios para ser evaluados. El profesor ayuda a los alumnos en el proceso de autoevaluación. La evaluación humanista se focaliza en el mejoramiento de la persona más que en el conocimiento obtenido. Los criterios de evaluación por parte de los alumnos son muy variados, pero en general son de tipo personal y los asumidos desde el pasado (generalmente los más enfocados en el trabajo)

En la Tabla 2, se manifiesta el contenido sintético del paradigma humanista el cual permite visualizar claramente como éste se encuentra constituído.

Tabla 2. Enfoque Humanista

Concepciones

Profesor

Profesor

Se enfoca en lograr que el alumno aprenda de forma significativamente todo aquello que le es útil. Fomenta la enseñanza holística respetando a las personas y su entorno.
Alumno

Alumno

Es el centro de este modelo educativo, en donde es responsable de su propio aprendizaje. Se respeta así mismo y a los demás-
Enseñanza

Enseñanza

La enseñanza se caracteriza por lograr la autorealización del individuo.
Aprendizaje Es significativo para cada alumno y diferente. El aprendizaje alcanzado bajo este modelo se caracteriza por fomentar la creatividad, la imaginación y la innovación.
Estrategias y técnicas de enseñanza Son muy dinámicas y centradas en el alumno. Se manejan tanto las relaciones personales de las personas como las interpersonales.
Evaluación Se maneja principalmente el instrumento de autoevaluación donde los alumnos imponen sus propios criterios de evaluación

Elaboración propia.

 Mientras que el paradigma humanista considera completamente la realización plena del estudiante; el enfoque conductista manifiesta un proceso de enseñanza – aprendizaje, sin considerar los procesos internos que se libran dentro del mismo. El siguiente enfoque, el cognitivo, permite realizar la transmisión de conocimientos en un plano completamente opuesto al conductismo.

Implicaciones educativas desde el punto de vista del paradigma cognitivo.

Definición.

El paradigma cognitivo está enfocado principalmente a cuestiones del pensamiento, solución de problemas y el procesamiento de la información. Hernández (2010) nos da una definición, caracterización y una concepción, del paradigma cognitivo, considerando los siguientes elementos: Profesor, alumno, enseñanza, aprendizaje, estrategias y técnicas de enseñanza y evaluación.

¿Quiénes participan en el paradigma cognitivo?

Se considera el profesor parte de un alumno activo que aprende significativamente, que puede. “aprender a aprender” (Hernández Rojas, 2010, p. 135). El papel del docente, se centra en la confección y la organización de experiencias didácticas para lograr esos fines y su función deberá orientarse en la dirección.

Algunas de las características más relevantes que requiere un profesor para que sus alumnos logren aprendizajes significativos son:  Ser mejores en su área de conocimiento y en la situación instruccional, además de inferencias, poseer esquemas de clasificación de los problemas sobre aspectos relevantes, también estrategias auto reguladoras y metagocnitivas, mostrarse muy orientados hacia la tarea, el trabajo de clase y situaciones de enseñanza aprendizaje que permitan lograr los objetivos propuestos, desarrollar su “intuición” (Hernández, 2010, p.135). Para identificar las características de los alumnos, debemos ser más sensibles al captar la información que ofrece la clase, para luego utilizarla en una mejor comprensión, interpretación y evaluación de los hechos.

Todo profesor tiene como finalidad el de enseñar a pensar, dando la oportunidad de experimentar y reflexionar sobre tópicos definidos que emerjan de las inquietudes de los educandos como apoyo y retroalimentación continua.

El estudiante Es un sujeto activo procesador de información, que posee competencia cognitiva para aprender y solucionar problemas” (Hernández Rojas, 2010, p. 134).

Hernández (2010). Dice que dependiendo de su competencia cognitiva, los procesos básicos de aprendizaje en el educando, se llevan acabo de la siguiente manera: En base a sus conocimientos, estilos cognitivos y atribuciones y luego programa experiencias sobre hechos sustanciales que pueden promover su aprendizaje significativo, ya sea por recepción y por descubrimiento, así como para potenciar, inducir y entrenar habilidades cognitivas y metacognitivas.

En la capacidad cognitiva del alumno está el origen y la finalidad de la situación instruccional y educativa; por lo cual es necesario darle la oportunidad para desempeñarse en forma activa, ante el conocimiento y las habilidades que queremos enseñarle.

Proceso de enseñanza – aprendizaje en el cognitivismo.

La enseñanza “Es un proceso sociocultural mediante el cual, una generación transmite saberes y contenidos valorados culturalmente, que se expresan en los distintos currículos tanto los niveles básicos como los superiores. Dichos contenidos deberán ser aprendidos por los alumnos de manera significativa” Hernández, 2010, p.133). Al transmitir la información el profesor debe guiarla la enseñanza de tal manera que el aprendizaje sea paulatino.

 “Para lograr una enseñanza efectiva se requiere que la transmisión de los conocimientos por parte de los agentes instruccionales (profesores, materiales curriculares, software educativo, etc.), estos deben de planearse y organizarse en los procesos didácticos para que recreen las condiciones mínimas para lograr un aprendizaje significativo. Además se requiere de la creación de un contexto propicio para motivar afectivamente al alumno a participar en su dimensión cognitiva”(Hernández, 2010, p.134). Es importante lograr la motivación para poder lograr los objetivos establecidos.

La concepción de la enseñanza es fomentar que los alumnos se guíen siguiendo ciertos modelos motivacionales adaptativos o metas de aprendizaje (Hernández, 2010, p.134). Independientemente de cualquier situación instruccional, se debe dar énfasis a que el alumno desarrolle su potencial cognitivo y se convierta en un aprendiz estratégico (que sepa como aprender y solucionar problemas, para apropiarse de los contenidos curriculares.

El aprendizaje es la adquisición del conocimiento se describe como una actividad mental que implica una codificación interna y una estructuración por parte del estudiante. El estudiante es visto como un participante muy activo del proceso de aprendizaje

Según Hernández (2010) se clasifican en dos grupos: El primer caso  depende de sus dimensiones básicas: En las cuales se caracteriza por el tipo de aprendizaje y a su vez, debemos considerar si se trata de un aprendizaje memorístico ó un aprendizaje significativo y el otro grupo, según el tipo de estrategia y metodología de enseñanza que se sigue, esto corresponde al aprendizaje receptivo y al aprendizaje por descubrimiento.

 El aprendizaje se equipara a cambios discretos entre los estados del conocimiento más que con los cambios en la probabilidad de respuesta. Las teorías cognitivas se dedican a la conceptualización de los procesos del aprendizaje del estudiante y se ocupan de como la información es recibida, organizada, almacenada y localizada” (Hernández, 2010, p.150). El aprendizaje se vincula, no tanto con lo que los estudiantes hacen, sino cómo es que lo saben y lo adquieren.

 Los procedimientos o recursos que el docente o diseñador de materiales educativos (textos instruccionales, software educativo) puede utilizar para el logro de aprendizajes significativos en los alumnos” (Díaz, 2010, p.118).

Díaz 2010) dice “Es posible clasificar las estrategias instruccionales con base a los procesos cognitivos que estás se enlistan para promover mejores aprendizajes” hay estrategias que sirven para activar o (generar) conocimientos previos, para organizar la información nueva y para la elaboración ó enlace entre los conocimientos previos y la nueva información por aprender.

 “Los cognitivistas mencionan que todas las estrategias descritas pueden utilizarse simultáneamente e incluso pueden hacerse combinaciones a criterio del profesor” (Hernández, 2010, p.154). El uso de las estrategias también depende del contenido del aprendizaje, de las tareas que los alumnos realizan y de las actividades didácticas efectuadas. Entre las consideraciones más relevantes para la organización de la información, en sentido instruccional y curricular.

La evaluación en el paradigma cognitivo.

La evaluación es el valor de la importancia de un aprendizaje, en el caso de un aprendizaje significativo se considera el grado de significado que tiene. Hernández (2010) Señala los valores de los procesos mentales que desarrollan los alumnos durante el proceso de aprendizaje y los resultados de los mismos.

En contraposición con el paradigma conductista, el cognitivismo se basa en el desarrollo de teorías psicológicas sobre la personalidad y la inteligencia, con un enfoque sistemático caracterizado por el procesamiento de la información y una didáctica centrada en procesos con un currículo más abierto y flexible; en lo que concierne al diseño, la aplicación y la evaluación, se han incorporado principios de la tecnología educacional al proceso de enseñanza-aprendizaje desde el punto de vista del enfoque de sistemas. “la metáfora básica subyacente es el organismo entendido como una totalidad y el ordenador como procesador de información…” (Hernández, 2010, p.150).

La evaluación es el punto terminal del proceso didáctico, ya que la misma se realiza una vez que finaliza el objetivo o la actividad programada. En la evaluación de los aprendizajes, el alumno es fundamentalmente el único sujeto de  evaluación; hacia él se dirigen las acciones evaluativas, nos interesa conocer en qué medida se han dado los cambios de comportamiento y/o aprovechamiento.

En la Tabla 3, se da a conocer de forma sintética los principales elementos que conforman este enfoque educacional.

Tabla 3. Enfoque cognitivista.

Concepciones

Profesor

Profesor

Es un alumno activo que aprende significativamente, el papel del docente, se centra en la confección y la organización de experiencias didácticas, para lograr fines y su función se orienta básicamente en la dirección.
Alumno

Alumno

Es un sujeto activo procesador de información, que posee competencia cognitiva para aprender y solucionar problemas.
Enseñanza

Enseñanza

Es un proceso, mediante el cual un maestro ó persona que tiene experiencia “conocimientos” transmite saberes y contenidos valorados culturalmente, los cuales se expresan en los distintos currículos
Aprendizaje Es la adquisición del conocimiento, se describe como una actividad mental que implica una codificación interna y una estructuración por parte del estudiante.
Estrategias y técnicas de enseñanza Los procedimientos o recursos que el docente o diseñador de materiales educativos (textos instruccionales, software educativo) puede utilizar para el logro de aprendizajes significativos en los alumnos.
Evaluación Son los valores de los procesos mentales que desarrollan los alumnos durante el proceso de aprendizaje y los resultados de los mismos.

Elaboración propia.

 El paradigma que se presenta a continuación, toma en cuenta los procesos de cognición de los estudiantes, se centra en la forma en que estos aprenden. Este enfoque contempla aspectos de los cuales difiere el esquema conductista, en el cual el alumno es meramente un sujeto pasivo. Amplía el espectro marcado por el concepto humanista y complementa al paradigma cognitivo.

 Contexto educativo en el que se desarrolla el paradigma psicogenético.

 En este paradigma, la función del profesor es promover el desarrollo psicológico y la autonomía de los alumnos (Hernández, 2010). El profesor debe tener conocimientos amplios sobre el tema de estudio, principalmente sobre “saber enseñando” para poder enseñar el tema (Hernández, 2010). Debe facilitar el aprendizaje autoestructurante por parte del alumno.

El alumno es un constructor activo de su propio conocimiento  (Hernández, 2010). Además de construir su propio conocimiento, un alumno reconstruye los contenidos escolares dependiendo de su nivel de madurez y cognición. El alumno interactúa en el aula en todo momento de manera personal e interpersonal.

La enseñanza se centra en apoyar la actividad constructiva del aprendizaje a través de la aplicación de mecanismos estructurantes por parte de los alumnos (Hernández, 2010). Se interpreta la enseñanza como una actividad subordinada del aprendizaje. La enseñanza tiene un perfil muy profundo psicológico.

El aprendizaje en un sentido amplio es considerado desarrollo. El desarrollo debe reflejarse en todos sus aspectos. En un sentido amplio, el aprendizaje se refleja en un manejo efectivo de datos e información. (Hernández, 2010). Este paradigma intenta buscar cual es el origen del pensamiento; es decir, saber como el individuo construye su conocimiento. Debe de favorecer y potenciar el desarrollo del alumno de manera general.

Las técnicas de enseñanza-aprendizaje, promueven la interpretación y reconstrucción de los contenidos escolares. Favorece el diálogo y el intercambio de puntos de vista ante ciertos problemas o situaciones. Deben aportar a los alumnos toda la información necesaria que los apoye en la actividad de reconstrucción del conocimiento (Hernández, 2010).

La evaluación psicogenética es reflexiva y maneja el análisis por parte del profesor. En la evaluación se mide el grado de aprovechamiento del alumno y se realiza un análisis de manera psicológica de por que alcanzó o no el objetivo. La evaluación es un trabajo crítico del trabajo de aprendizaje construido por los alumnos.

La Tabla 4, manifiesta de manera sintética los principales aspectos que conforman el paradigma psicogenético.

Tabla 4. Enfoque Psicogenético

Concepciones

Profesor

Profesor

Debe facilitar la autonomía y el desarrollo psicológico de los alumnos.  Debe estar capacitado para enseñar el tema.
Alumno

Alumno

Es un constructor y reconstructor activo de su propio conocimiento.
Enseñanza

Enseñanza

Es una actividad subordinada al aprendizaje, la cual tiene un amplio perfil psicológico.
Aprendizaje Debe generar desarrollo en todos los aspectos al alumno. Se centra en la forma en como el alumno aprende.
Estrategias y técnicas de enseñanza Deben aportar a los alumnos toda la información necesaria para que le ayuden a construir su conocimiento. Favorecen el diálogo y la reflexión.
Evaluación Es crítica y con mucho análisis psicológico de cómo los alumnos alcanzaron o no los objetivos propuestos.

 Elaboración propia.

 Para finalizar se desglosa el paradigma psipedagógico denominado, sociocultual, en el cual se toma en cuenta la influencia social del medio ambiente que rodea al estudiante como parte fundamental de su proceso de aprendizaje. Es un enfoque completamente diferente al conductista, en el cual el alumno es un ser pasivo. Y se diferencía del resto, precisamente por considerar la influencia del medio ambiente que rodea al alumno, en su proceso de adquicisión de conocimientos.

 Aspectos educativos dentro del paradigma sociocultural.

 El profesor debe intentar en su enseñanza la creación y construcción conjunta de zona de desarrollo próximo de los alumnos por medio de las estructuras de sistemas de andamiaje flexibles y estratégicos. (Hernández Rojas, 2010,).

“Debe de ser entendido como un agente cultural que enseña en un contexto de practicas y medios socio culturalmente determinado, como un mediador esencial dentro el saber sociocultural y los procesos de apropiación de los alumnos así, entre actividades conjuntas e interactivas, el docente procede promoviendo zonas de construcción para que el alumno se apropie de los saberes, gracias a sus aportes ayudas estructurados en las actividades escolares siguiendo cierta dirección intencionalmente determinada.

La educación formal debe de estar dirigida en su diseño y en sus concepciones a promover el desarrollo de las “funciones sicológicas superiores y con ello el uso funcional y reflexivo y descontextualizado de los instrumentos (físico y psicológico) y tecnologías de mediación sociocultural (la escritura la computadora etc.) en los educandos“.

El alumno debe de ser entendido como un ser social producto y protagonista de las múltiples interacciones sociales en las que se involucran en lo largo de su vida social y extracurricular  (Hernández Rojas, 1997).

Es el alumno quien reconstruye los saberes entremezclando los procesos de construcción personal y proceso auténticos de co-construcción  en colaboración con los otros que intervinieron  de una o de otra forma en ese proceso.

El alumno es visto como un ente social protagonista y producto de las múltiples interacciones sociales en la que se ve involucrado a lo largo de su vida escolar y extraescolar.

En el modelo de enseñanza No existe una concepción de enseñanza Vygotskiana al menos hasta el momento. Lo que sí queda completamente claro en Vygotsky es la importancia que tiene la instrucción formal en el crecimiento de las funciones psicológicas superiores. El desarrollo del paradigma sociocultural es una problemática del estudio de la conciencia. En un aspecto psicológico no es posible sin la instrucción. De hecho se considera que la instrucción, reorganiza el avance de las funciones psicológicas mediante la zona de desarrollo próximo y permite al mismo tiempo la aparición de los conceptos científicos (Lee, 1987).

“Lograr del estudiante la convicción mediante el método genético evolutivo (herramientas) por medio de la actividad media (sujeto-instrumento-objeto). Marcando que las funciones psicológicas superiores tienen como raíz las relaciones sociales en las que los procesos psicológicos se entenderán mediante el estudio y el uso de instrumentos en una  respuesta deseada.

“Mediante conceptos (como ejemplo en los niños de preescolar al clasificar objetos entre forma y color armando compilaciones organizadas) por medio    de impresiones perceptúales o de criterio subjetivo. Llamados “complejos” siendo inestables y variables (pseudo conceptos)ocupando palabras desconocidas al finalizar la etapa o fase marca un producto directo o verdadero (científico) ocupando el área (Pozo 1989) filogenético -ontogenètico de manera natural y social como funciones psicológicas (Wertsch 1988,p 42) siendo:

  • El paso del control del entorno al individuo (regulación voluntaria).
  • El surgimiento de la realización consciente de los procesos psicológicos.
  • Los orígenes sociales y la naturaleza social de las funciones psicológicas superiores.
  • El uso de signos como mediadores en las funciones psicológicas superiores.

Pensemos como ejemplo en la memoria de la cual podemos distinguir dos tipos: la natural y la voluntaria. La primera es parte del equipo básico del sistema cognitivo humano (memoria sensorial), determinada en forma biológica y caracterizada por la formación de huellas mnémicas (icón) y muy cercana a los procesos perceptivos. Surge de la influencia directa de los estímulos (impresión del icón) no es consciente, es cuasi automática, está determinada biológicamente por los sistemas sensoriales y no utiliza algún tipo de mediadores. En oposición existe otro tipo de memoria, como por ejemplo la denominada voluntaria, la cual puede ser regulada (con el fin de mejorar el recuerdo, se planean acciones mediadoras las cuales son realizadas a voluntad del sujeto) por el uso de instrumentos (por ejemplo, la elaboración verbal), los cuales pueden ser de origen sociocultural (la escritura).

El individuo aunque importante no es la única variable  en el aprendizaje. Su historia personal su clase social  y consecuentemente sus oportunidades sociales, su época histórica las herramientas que tenga a sus disposición  son variables que no solo apoyan a el aprendizaje sino que son parte integral de el”  estas ideas lo diferencia de otros paradigmas. (Vigotsky, 1920).

“El aprendizaje se dará de manera progresiva dentro del campo sociocultural del desarrollo cognoscitivo  alternando los factores, genéticos, culturales habla-social, habla-egocéntrica, habla-interior.”. (Ausubel, David P. y otros, 1976).

De acuerdo con los escritos vygostkianos, el “buen aprendizaje” es aquel que precede al desarrollo, entre estos existe una relación de tipo dialéctica (de influencia recíproca, de unidad de contrarios dialéctica). Adecuadamente organizada, puede conducir a crear zonas de desarrollo próximo; es decir a servir como un “imán” para hacer que el nivel potencial de desarrollo del educando se integre con el actual. Estas modificaciones. a su vez pueden promover progresos en el desarrollo cognoscitivo general. Como han señalado algunos, la ZDP es un diálogo entre el niño y su futuro, entre lo que es capaz de hacer hoy y lo que será capaz de hacer mañana y no entre el niño y su pasado (Del Río y Álvarez, 1990, Palacios, 1989: Vygotsky, 1978) Dos procesos revalorados en la concepción del aprendizaje desde la óptica de la ZDP son la conducta de imitación (necesaria para el proceso del traspaso de competencia del experto al novato) y el uso del discurso lingüístico (preguntas, demandas, peticiones, apoyos, explicaciones, etc.).”. (Hernández Rojas, 2010).

Por medio de formas de sociabilizacion (zona de desarrollo próximo) ZDP  por medio del nivel de desarrollo obtiene la capacidad de resolver un problema  mediante el área potencial  resuelve el problema  (herramientas, símbolos, estructuras, dominio).

”Se separan las funciones elementales  ocupando signos como mediadores pasando al contexto social del individuo  permitiéndole anticipar y plantificar su acción  refiriéndose a los sistemas de signos  permitiendo una interpretación y control  de la acción social  dando una conducta individual.. (Hernández Rojas, 2010).

”Por medio del andamiaje educativo  entre las aplicaciones, enseñanza reciproca, conducción social de aprendizaje  y la colaboración entere los compañeros. (Entre las herramientas símbolo, estructura y dominio)

 “De manera humanista  auto evaluación en donde el alumno se autocrítica  su propio aprendizaje  y su propio nivel de aprovechamiento de contenidos  no asignándose una evaluación cualitativa.”. (Hernández Rojas, paradigmas  en psicología educativa ILCE 1997).

A pesar de ser un paradigma restrictivo  con estímulos positivos  logrando que el alumno sepa que está logrando un buen trabajo  logrando que el alumno sea capaz de  e independientes ocupando así sus herramientas para la búsqueda de conocimiento

No perder de vista el trabajo colaborativo  problema de estudio en conciencia, interacción dialéctica mediante la  ley general del desarrollo  medición de instrumentos socioculturales método experimental-evolutivo, método-genético comparativo método micro genético logrando en el alumno un desarrollo sociocultural y cognitivo  por medio de  la enseñanza reciproca

Conclusiones

Los paradigmas psicopedagógicos analizados con anterioridad, brindan un conocimiento sobre las distintas maneras de transmitir el conocimiento a los estudiantes, así como del papel que juegan en los procesos tanto el profesor cómo el estudiante.

Específicamente hablando, el paradigma conductista considera que el estudiante requiere de un proceso de estímulos y refuerzos del exterior, para lograr su proceso de aprendizaje. El trabajo del profesor se focaliza en el diseño de objetivos y estrategias para lograr encausar al estudiante sobre un aprendizaje en particular. No toma en cuenta las competencias y/o habilidades del alumno. La evaluación se centra en el producto, en la ejecución mecánica; y frecuentemente confunde la medición con evaluación.

Caso contrario sucede con el enfoque congnitivo, en el cual el estudiante se considera un ente activo, se dice que se transmiten conocimientos trascendentes o realmente significativos (que signifiquen ‘algo’ para el educando). El aprender aprender es su frase característica.

El paradigma humanista permite la idea de evaluar la parte personal y las relaciones interpersonales se vuelve sumamente complicadas. Por el contrario, manejar esquemas de valores es realmente interesante, ya que de nada sirve profesionistas con muchos conocimientos y habilidades sino pueden integrarse en sociedad y ser felices.

Al hablar del enfoque psicogenético se hace el  enfoque  en el desarrollo psicológico de los estudiantes. Parte de sus principios se basan en paradigmas constructivistas por lo que han florecido otro tipo de paradigmas constructivistas y no éste.

Bajo este enfoque, la evaluación es más crítica y analítica y como docente se deben de analizar los factores que influyen en el desarrollo del alumno.

Y finalmente el esquema psicocultural, el cual indica que un estudiante es influído por el medio ambiente en el que se desarrolla y vive, lo cual le brinda experiencias previas al proceso de enseñanza – aprendizaje.

Todo el análisis vertido nos aporta a los docentes que desarrollamos ésta investigación,  información suficiente y completa para tomar decisiones futuras, en cuanto a la aplicación de algún paradigma, o bien para mejorar nuestra práctica docente.

Bibliografía

Hernández Rojas, G. (2010). Paradigmas en psicología de la educación. Primera edición. pp. 79-245. México. D.F. México.: Paidós.

ROMÁN, M. y DIEZ, E (1989). Currículum y Aprendizaje. Un modelo de diseño curricular de aula en el marco de la reforma. Madrid. Itaka.

CASTRO, O (1999). Evaluación Integral del Paradigma a la Práctica. La Habana. Pueblo y Educación.

Lizano N., Rojas M. y Campos N. (2002). La administración escolar. Para el cambio y el mejoramiento de las instituciones educativas. San José de Costa Rica. Universidad de Costa Rica.

Pozo, J.I. (1989) Teorías cognitivas del aprendizaje.  Barcelona: Morata.

Peggy A. Ertmer y Timothy J. Newb y (1993). “Conductismo, cognitivismo y constructivismo: Una comparación de los aspectos críticos desde la perspectiva del diseño de instrucción”. Performance Improvement Quarterly. pp. 50-72.

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: