RSS

Analogía evaluación presencial vs a distancia

16 Jun

Introducción.

Una analogía significa comparación o relación entre varias razones o conceptos; comparar o relacionar dos o más objetos o experiencias, apreciando y señalando características generales y particulares, generando razonamientos y conductas basándose en la existencia de las semejanzas entre unos y otros.

La evaluación presencial. Es la que se realiza al alumno en forma directa en el aula, mediante instrumentos, situaciones, recursos y procedimientos para obtener información sobre el proceso de aprendizaje. Este tipo de evaluación considera fundamentalmente el aprendizaje y lo valoriza mediante: la observación, el registro del grado de presencia de atributos, el desempeño de los contenidos y procedimientos (Díaz, 2010, p.310).

La evaluación a distancia. “Es una metodología, una modalidad, un sistema o un subsistema educativo –según el criterio clasificatorio o concepción que de ella se tenga- que, al igual que otros propósitos o propuestas de  esta índole, requieren fundamentar y justificar sus virtualidades y hallazgos, así como sistematizar sus principios y normas” (García A., 2009, p. 13).

Concepto básico.

Esta investigación documental presenta como concepto básico el diferenciar objetivamente la evaluación presencial de la evaluación a distancia, conocer sus características, similitudes y poder generar un aprendizaje significativo basada en ello.

Relevancia y Trascendencia.

La sociedad actual se caracteriza por permanentes avances científicos y tecnológicos, para lo cual el flujo de información es vital. Estos fenómenos imponen verdaderos desafíos a la educación, en términos de brindar las herramientas necesarias para que los estudiantes dispongan de habilidades y competencias necesarias para seleccionar información, resolver problemas y tomar decisiones.

Las nuevas tecnologías han transformado nuestra sociedad, los modos de vivir y pensar. Estos cambios han influido en las formas de presentar la información en los diferentes medios de comunicación, que posteriormente se trasladan al ámbito cotidiano del aula, intentando optimizar los procesos de enseñanza. Constituye un reto para el sistema educativo desarrollar instrumentos que faciliten los procesos de comprensión en las aulas, ante el crecimiento casi explosivo de la cantidad y densidad de información que circula en todos los ámbitos de la vida en sociedad; y en todas las áreas del conocimiento.

Son cada vez los docentes con acceso a la tecnología que la utilizan para desarrollar su práctica diaria, con la finalidad de hacer sus clases más dinámicas, hacer uso de la multimedia, desarrollar habilidades en los estudiantes, formar redes de colaboración, generar diferentes formas de comunicación entre los participante en el proceso enseñanza – aprendizaje, entre otros propósitos.

Desarrollo.

El sistema de evaluación del aprendizaje a distancia “se puede entender como la que se realiza fuera de los recintos escolares, a partir de recursos como el internet, página web, foros de discusión, correo electrónico y también videoconferencias. En ella el docente al fungir como cómo tutor o asesor del estudiante juega un papel de evaluador” (Quesada R. 2006, p. 3).

Es un mecanismo para la confirmación favorable o no del seguimiento del proceso formativo del estudiante. En otras palabras, este sistema garantiza al estudiante conocer el estado de su proceso de aprendizaje mientras se desarrolla el curso. Si bien lo anterior también se cumple en la evaluación presencial, lo cierto es que aquí, adquiere una dimensión más relevante, dado que el estudiante está fuera de la institución y sin contacto directo habitual con el profesor. Por lo tanto, permite medir el nivel de su proceso formativo antes de llegar al proceso final o sumativo de la evaluación (Duart, Pujol y Castaño, 2008, p. 232).

Sus principales características son tres: utiliza una computadora como medio de comunicación, ésta no es en tiempo real y son necesarios apoyos didácticos online.

A diferencia de la evaluación presencial, en donde docente y estudiante se encuentran cara a cara,  – es posible conocer el lenguaje corporal, gestual y oral – para solventar dudas y establecer retroalimentación que les permita alcanzar el objetivo; la evaluación a distancia tiene que efectuarse haciendo uso de recursos tecnológicos que permitan la interacción profesor – estudiante, la interactuación se vuelve un tanto fría y lejana.

“La comunicación se centra en las actividades que realiza el alumno y el profesor enseña a partir de sus comentarios y observaciones escritas del desempeño que observa” (Pappas, Lederman y Broadbent, 2001). El profesor deja de ser el que transmite el conocimiento, ya no es más un mediador entre el estudiante y los contenidos a aprender. Ahora analiza y valora lo realizado a fin de consolidar los logros.

Los cuatro principios de la evaluación del aprendizaje son:

a)      Confiabilidad. En la evaluación tradicional el docente observa directamente a los estudiantes al momento de aplicar alguna estrategia de aprendizaje y es ahí donde se da cuenta si del aprendizaje de cada uno de ellos. En la evaluación a distancia, lo anterior no es posible, ya que se conoce al estudiante por sus aportaciones que lo evalúan constantemente, por lo tanto debe de prevalecer una confiabilidad (Morgan y O’Reilly, 1999).

b)      Validez. Medir lo que se pretende fundamentado en un dominio. Este principio se aplica tanto en la evaluación tradicional como a distancia (Chacón, 1994). Es por esto que los criterios de evaluación deben de establecerse desde el momento de la planificación del curso.

c)       Objetividad. La evaluación debe estar libre de favoritismo o prejuicio.

d)      Autenticidad. “La evaluación debe manifestar que los procesos intelectuales que se ponen en juego en ella, corresponde a aquellos que el estudiante usará en situaciones reales” (Chacón, 1994). La evaluación debe corresponder a situaciones prácticas y reales, que permita a los estudiantes obtener experiencias para su vida profesional.

Las tres funciones sustantivas de la evaluación del aprendizaje son:

a)      Diagnóstica. Identificar tanto en la evaluación presencial como a distancia el aprendizaje previo del estudiante.

b)      Formativa. Se lleva a cabo a más profundidad en la evaluación a distancia, ya que son completamente imprescindibles las acciones de apoyo y retroalimentación, para lograr el proceso de enseñanza – aprendizaje (Chacón, 1994). Esta actividad se realiza de manera continua, a  diferencia, de la evaluación presencial.

c)       Sumativa. Es evaluar el aprendizaje para determinar el grado de competencia alcanzado.

Instrumentos de evaluación presencial y a distancia.

Los instrumentos pueden realizarse en ambos mecanismos de evaluación y son: elaboración de exámenes, ensayos, proyectos, lista de verificación, escalas, rúbricas, mapa conceptual y portafolio de evidencias (Quesada R. 2006).

A continuación se presenta una tabla comparativa entre la evaluación presencial y la evaluación a distancia, con el propósito de establecer de manera práctica y sencilla, los principales aspectos que las caracterizan.

Tabla comparativa

Evaluación presencial contra evaluación a distancia


Categoría

Evaluación presencial

Evaluación a distancia

Uso de tecnología

Para efectos de evaluación del aprendizaje es raro que se utilice la tecnología. Aunque en la actualidad hay muchas instituciones que empiezan a utilizarlo de manera informal.

Videoconferencias interactivas, televisión por cable o vía satélite, en vivo o pre grabada, audio conferencias, la radio, la internet, página web, foro de discusión, chat, correo electrónico.

Tipos de aprendizaje

Constructivista. Formativo – sumativo y cuantitativo.

Competencias. Sumativo-formativo, cuantitativo-cualitativo, normativo, criterial o personalizado, autoevaluación – hetero evaluación, ubicación tempo espacial. (García A., 2009, pp. 5-6).

Características de los estudiantes

Los alumnos son procesadores activos de la información, no son meros receptores pasivos.

Construye, modifica y utiliza su conocimiento para interpretar situaciones en un determinado dominio y actuar dentro de él (Vermunt y Verloop, 1999).

El alumno a distancia es un individuo generalmente maduro con una historia vivencial llena de experiencia, conocimientos, capacidades, hábitos, actitudes, conductas e interés en participar en su propio proceso de formación, características éstas que condicional, filtran y, previsiblemente, mejoran los futuros aprendizajes.

Se adaptan al proceso educativo de forma autónoma e independiente y establecen metas que pueden referenciar a:

 a)    La consecución y priorización de objetivos de aprendizaje.

b)    La secuenciación de los contenidos.

c)    La selección de recursos adecuados a objetivos y contenidos.

Características de los profesores

El papel de los formadores no es tanto “enseñar” (explicar-examinar) unos conocimientos que tendrán una vigencia limitada y estarán siempre accesibles, como ayudar a los estudiantes a “aprender a aprender” . Promover su desarrollo cognitivo y personal mediante actividades críticas y aplicativas aprovechando la información disponible.

El docente tiene que potenciar el aprendizaje independiente y autónomo de un adulto. Y, por fin, se requiere un proceso tecnológico, sobre todo a la planificación previa, mucho más depurado que en las instituciones educativas de carácter presencial. (García A., 2009, p. 26)

Requisitos de los instrumentos

La comunicación es en tiempo real, cara a cara. Cuenta con un conjunto de apoyos bibliográficos disponibles en los centros de información. Solo pocos de ellos tienen usabilidad en línea.

Mediados por la computadora, la comunicación no es en tiempo real y cuenta con un conjunto de apoyos disponibles en línea (Churchill, 2004).

Técnicas e instrumentos utilizados

Evaluación grupal y co evaluación.

Elaboración de exámenes, ensayos, proyectos, lista de verificación, escalas, rúbricas, mapas conceptuales y portafolios de evidencias.

Co evaluación, auto evaluación, fundamentadas en criterios previamente establecidos.

Programas constructores de cursos, programas que gestionan la evaluación, herramientas de autor, herramientas elaboradas por grupos de investigación, software específico para evaluar a través de la red (Lara, 2003, pp.108-109).

Elaboración de exámenes, ensayos, proyectos, lista de verificación, escalas, rúbricas, mapas conceptuales y portafolios de evidencias digitales.

Relaciones de comunicación

En la educación presencial el estudiante interacciona cara a cara con:

a)    Docentes.

b)    Compañeros.

c)    Institución.

d)    Tutores.

 

En la educación a distancia el estudiante interacciona real o virtualmente:

 a)    Con los docentes.

b)    Con los propios compañeros entre sí.

c)    Con los materiales de aprendizaje.

d)    Con la institución.

Estas interacciones están en función de la intermediación, del tiempo y del canal. (García A., 2009, p. 24).

Elaboración propia.

Conclusiones.

La educación presencial o también llamada tradicional, es aquella que se lleva a  cabo principalmente en las aulas de una institución educativa, tiene la particularidad de que el contacto profesor alumno, es cara a cara. El estudiante tiene la posibilidad de interactuar con todas las personas que integran la Universidad, con la finalidad de buscar consejos, tutorías o apoyos. Además tiene una relación directa con sus compañeros, conoce sus gestos y su forma de expresarse.

La manera en la que la educación presencial realiza la evaluación, requiere que el docente realice una planificación de los criterios de evaluación, a fin de corroborar el aprendizaje obtenido por los estudiantes. Las herramientas y técnicas utilizadas permiten una evaluación y una co evaluación, estos pueden ser, ensayos, proyectos, rúbricas, portafolios de evidencias entre otros.

A pesar de que la actualidad dicta el uso de las nuevas tecnologías para casi todas las actividades, esto no quiere decir que la educación y su correspondiente evaluación presencial vaya a desaparecer, al contrario, tiene a modernizarse utilizando las Ti’s, pero sin perder su matiz cara a cara.

Dado que las Universidades cuentan con espacios limitados y específicos para atender la demanda escolar, la educación a distancia se vuelve un recurso más para atender a todos esos estudiantes que por alguna razón no han alcanzado un lugar en ellas. Ya sea por su condición académica, por su ubicación geográfica o por la edad del alumno, la educación a distancia se ha convertido en una opción.

La educación a distancia no es una copia de la educación presencial, es por esto que la evaluación no puede ni debe ser la misma, ya que los objetivos que se persiguen y el público al que va dirigido son completamente diferentes. Mientras que para la primera, los estudiantes pueden ser desde niños hasta adultos, en la segunda es integrada completamente por mayores de edad,  los cuales manifiestan una madurez que permite un auto aprendizaje regulado por ellos mismos y conducido por un instructor del aprendizaje.

Con respecto a la evaluación, en el aspecto a distancia se requiere una formalización y planificación anticipada de los contenidos a impartir, además de ser indispensable espacios especializados para proporcionar los recursos necesarios y suficientes, para cumplir el objetivo de la misma. Aunque impersonal, la comunicación con el estudiante debe de ser constante, con la finalidad de encauzarlo dentro de la plataforma y las diversas actividades formativas, sin dejar de lado la retroalimentación que le permita alcanzar las competencias inicialmente planteadas.

Aunque diferentes, la evaluación presencial y a distancia persiguen el mismo objetivo, que el estudiante alcance las competencias del curso y obtenga un aprendizaje significativo que le permita afrontar los retos en su vida profesional.

Bibliografía.

Chacón, F. (1994). Un modelo de evaluación de los aprendizajes en educación a distancia. Conferencia magistral de la Primera Reunión Latinoamericana a Distancia de Educación Superior Abierta y a Distancia. Disponible En:  www.anep.edu.uy/webct/oferta_educ/esp_contenidos/swf/pg/lect/14/lectura5.doc.

Churchill A. (2004). Ensuring quality in online higher education courses. University of Massachussets: Center for education policy. Disponible en www.umass.edu/senate/adhoc/online_report_full.pdf. Consultado el 17 de junio del 2011.

Díaz, F. y Hernández, G.(2010). Estrategias Docentes para un aprendizaje significativo. 3° ed., pp.306-353. México D.F. México: Mc Graw Hill.

Duart J., Gil M., Pujol M. y Castaño J. (2008). La Universidad en la sociedad red. Usos de internet en la educación superior. P. 232. Barcelona, España: Editorial Ariel.

García A. (2009). De la teoría del diálogo mediado a la práctica. X Congreso internacional sobre tecnología y educación a distancia. Tomo I. P.26. Recuperado en Google Libros.

Lara (2003). La evaluación formativa a través de Internet. Pp. 105-118. En: Cebrián, M. Enseñanza Virtual para la Innovación Universitaria. España: Narcea.

Morgan Ch. y O’Reilly M. (1999). Assessing open and distance learners. P. 20. Londres: Kogan.

Pappas G., Lederman E. y Broadbent B. (2001). Monitoring student performance in online courses: new game – new rules. Pp. 66-71. Journal of distance education.

Quesada R. (2006). Evaluación del aprendizaje en la educación a distancia “en línea”. Disponible en:http://redalyc.uaemex.mx/pdf/547/54709902.pdf. Consultado el 11 de junio del 2011.

Vermunt, J.D. y Verloop, N. (1999). Congruence and friction between learning and teaching. Learning  and Instruction, Pp. 257-280.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “Analogía evaluación presencial vs a distancia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: